Cómo elegir zapatillas para correr

April 2019

Correr es tanto una actividad profesional como una manera de ejercitarse de manera periódica. Saber cómo elegir la zapatilla para correr conlleva una serie de conocimientos que quizá no todos dominan a la perfección, pero que sin duda se pueden aprender.  

Sin importar si es a nivel profesional o por tener una manera de hacer ejercicio, correr es una de las actividades deportivas más realizadas.

Aún así, pocas veces se eligen las zapatillas correctas para realizar esta actividad lo cual puede llevar en el mejor de los casos molestias leves en el pie y en el peor de ellos, lesiones.

Elige la zapatilla para correr perfecta para ti

Hay algunos puntos que se deben tener muy claros a la hora de elegir la zapatilla perfecta. No solo la talla es importante.

El peso, por ejemplo, es primordial saberlo. Las zapatillas tienen el rango de peso para el que están hechas con el fin de asegurar estabilidad y una buena amortiguación. Esto asegura no causar lesiones en las rodillas. Si sobrepasas 80 kilos o más tendrás que sacrificar algo más de dinero, pero tendrás la seguridad de adquirir un zapato que no herirá tu pie.

Por otro lado, el ancho del pie y la altura del empeine es un factor que muy pocos toman en cuenta. Hay algunas zapatillas marcadas en la talla con la letra W. Eso quiere decir que la misma es más ancha de lo usual. De igual forma, hay otras letras como la A (subdividida en AA y AAA) y E (subdividida en EE y EEE) que indican qué tan alto es el empeine.

El arco del pie, también es un factor a considerar pues si se tiene uno muy bajo, comprar una zapatilla con arco marcado simplemente hará sentir muy incómodo. Lo mismo si la situación es a la inversa.

pexels-photo-256649
athlete-feet-foot-1275690

¿Conoces las reglas para correr en un running track?

También es necesario identificar el tipo de pisada que tenemos:

  • Pronador: cuando se pisa apoyando el peso a la parte interna del pie.

  • Neutro: el peso del cuerpo está bien extendido al medio.

  • Supinador: cuando el peso del cuerpo está en la parte externa del pie.

Conocer el tipo de pisada ayuda a encontrar una zapatilla que ayude a distribuir mejor el peso y en algunos casos a corregir las pisadas.

También debes tener claro dónde estarás corriendo. Si vas a correr en calles de cemento o asfalto necesitarás una zapatilla que amortiguación suave. Si vas a correr por montañas o terreno más rocoso, unas zapatillas de trail te darán la estabilidad que necesitas.

Una vez conozcas más sobre el pie, podrás mirar otros aspectos importantes: comodidad al caminar y correr, también si son resistentes, sobretodo si vas a hacer una inversión elevada y no olvidemos que el pie sudará así que unas zapatillas frescas es esencial.

No sacrifiques la estética por la comodidad. Aunque las zapatillas no se abstienen de las tendencias de moda, no es recomendable sacrificar la comodidad de una zapatilla que se adapte a tus necesidad por un color más agradable para ti.

Asegúrate de revisar las suelas constantemente, sobre todo si corres seguido. Una vez la plantilla original y la suela comienzan a desgastarse, ve pensando en conseguir nuevas zapatillas. De otro modo, podrías incurrir en las indeseables lesiones, pues ya la zapatilla no estaría haciendo su trabajo principal.

Elegir la zapatilla perfecta para correr puede ser algo tedioso, pero es indispensable para poder correr sin preocupaciones de exceso de cansancio en los pies o lesiones en tobillos, dedos y hasta rodillas.